lunes, 15 de diciembre de 2008

Dejó de palpitar un corazón...

Por Josefina Chávez Rodríguez

En la foto, Cecilia Cecilia Loría con la periodista Lydia Cacho

Cecilia Loría, se fue y la despedimos este domingo 7 de diciembre.. Nos convocó, como sabía hacerlo y por última ocasión a todas sus amigas, colegas y compañeras de la vida. Luchó hasta el último momento con su sencillez, su sonrisa, su claridad, su transparencia, su gran inteligencia y tolerancia. Siempre la recordaré como una feminista dispuesta a enfrentar retos, a emprender nuevos caminos en la construcción de presencia política y generar propuestas desde el movimiento feminista. Cecilia fue una mujer que se comprometió con el feminismo, por luchar sin parar para cambiar las condiciones de vida de las mujeres; apostó siempre a sumar y a incluir; a las alianzas y acuerdos políticos entre mujeres; apostó al proceso democrático en el país.

Como en cascada son varias las imágenes de Cecilia que recuerdo.

Cecilia apoyando a las “doñas”, amiga de Rosario Ibarra y en el histórico Frente Nacional Contra la Represión en donde fue una de las representantes del Punto Crítico. También desde ese frente, apoyó la realización del Foro de Mujeres.

Cecilia actora en el feminismo popular, la recuerdo junto con Itziar Lozano haciendo puentes con las mujeres de los sectores populares; apoyando en la construcción de la organización de las mujeres de la Asamblea de los Barrios. Tiempos nostálgicos en donde hablar de construcción de feminismo se refería a impulsar la organización de las mujeres y la feminización de los sectores sociales y sindicales; era una estrategia y una convicción de política feminista. Cecilia del Grupo de Educación Popular con Mujeres, (GEM)

En 1992, en el VI Encuentro Feminista, último de ese tipo que se realizó en México, estuvo presidiendo la mesa en la que se presentó la propuesta para lanzar la Campaña Ganando Espacios, por acciones positivas para las mujeres mexicanas. La campaña en Querétaro, instaló la primera Constituyente Feminista que asumió la tarea de elaborar un Plan de Igualdad. Este fue el primer plan de este tipo, elaborado desde el movimiento feminista y que posteriormente sirvió de inspiración para el plan de igualdad que se elaboró por el recién creado Instituto de las Mujeres del DF en 1999.

Cecilia en el proceso de las organizaciones no gubernamentales feministas hacia Beijing; Cecilia en la primera etapa de la red Milenio Feminista producto del proceso de trabajo de dos años preparando la participación y el documento histórico que resume y sintetiza las propuestas para el país elaboradas en ese momento.

Cecilia, con muchas otras, instalando en febrero de 1996 el proceso que duraría 9 meses de discusión en la Asamblea Nacional de Mujeres para la Transición a la Democracia. Su propuesta, en la primera reunión aun se recuerda, “hay que asumir el compromiso de amarrarnos a la silla hasta que tengamos un punto de acuerdo”. Al final fueron más de uno. Cecilia en 1997, candidata feminista externa a Senadora por el PRD, aunque no en el mejor lugar y por eso no quedó.

Cecilia, como otras feministas, buscando nuevos horizontes en la construcción de espacios para la participación política ciudadana construyendo en 1997 la agrupación política nacional Causa Ciudadana. En el 2000 apostando al proceso de la alternancia democrática en el país con el voto útil y posteriormente como titular de Indesol.

Cecilia en su ultima etapa de vida, y mientras luchaba contra el cáncer recibiendo reconocimientos.

Las imágenes se vienen una tras otra, fragmentos de experiencias compartidas; imágenes en movimiento de discusiones, tomas de acuerdos, de los momentos claves en donde la relación humana generosa depositó la calidez de su corazón. Cecilia fue, compañera, amiga cercana, acompañante de procesos personales y difíciles; testiga muda cuando así tenía que ser, solidaria sin pedir nada a cambio. Abrió caminos, inclusiva políticamente. Cecilia escuchaba, aprendía, se conmovía, se volcaba. Nunca se le subieron los humos y los poderes a la cabeza. Tengo la impresión de que Ceci logró ser una mujer libre en múltiples sentidos.

Recibí tantas cosas de ella! cosas de ella!, al final llegaremos al mismo lugar y escucharé sus risas. Hasta siempre Ceci.


1 comentario:

Fanny Hortencia dijo...

Es triste ver partir a una amiga, apun sabiendo que nos volveremos a encontrar. Cecilia siempre dejaba huella en quienes teniamos la fortuna de estar cerca. Su dulzura nos tocaba el alma y acababamos dispuestas a abrirle nuestro corazòn. El texto elegido por cuadernos me invita a esa utopía conpartida con todas las mujeres que siempre trabajan desde sus diferentes espacios por un mundo mejor. Cecilia era unica e irrepetible asì como cada una de ustedes lo es. Con amor y agradecimiento por su generosidad. Fanny