martes, 7 de agosto de 2012

Foro Internacional G20, desde una mirada feminista


Sindicato de Telefonistas, 13 de Junio 2012
 Reunidas 200 mujeres representantes de 45 organizaciones civiles,  11 sindicatos ( STRM,  STUNAM, FAT, ATM, Sindicato Independencia de Aviación,  Movimiento Nuevo Sindicalismo del SNTE, Sindicato independiente de trabajadores del IEMS DF,  ASSA de México,  SME, STINCA, UNT y la organización de Jubilados Tranviarios, 2 organizaciones del Movimiento Urbano Popular: UPREZ y SOL e integrantes del Movimiento de Izquierda ante la Emergencia Nacional y mujeres  provenientes de: Ecuador, Guatemala Brasil, Perú, Nicaragua, Bolivia, El Salvador, México, India, Bélgica, España y Gran Bretaña  iniciamos  el día de hoy,   un encuentro alternativo a la reunión de ministros y gobiernos de 19 países y la Unión Europea el llamado Grupo de los 20 (G20).  
 Este es un momento decisivo para la lucha de los pueblos,  que se da en un contexto de crisis generalizada que nos agobia:  cambio climático,  derrumbes financieros, crisis alimentaria, energética, ecológica ,  que no son sino manifestaciones de la gran crisis del sistema capitalista y patriarcal  y  que van dejando heridas en toda la humanidad y en nuestra pachamama.
 Las mujeres vivimos el impacto de estas políticas, con desempleo,  pobreza,  exclusión,  discriminación,  explotación,  desigualdad,  violencia y feminicidios.
 Las políticas económicas y las decisiones financieras del grupo de los 20 están dirigidas a desmantelar las políticas de protección a los derechos de la población,  de las y los trabajadoras,  de las mujeres,  de los jóvenes y de las comunidades indígenas y rurales.
 Denunciamos que el modelo económico actual ha propiciado el fortalecimiento del crimen organizado y de la violencia institucional,  que ha afectado gravemente a las mujeres.
 Denunciamos que el actual modelo,  ha provocado también el abandono del campo, la vulnerabilidad del sector agroalimentario y la pérdida de la soberanía alimentaria.   Situación que ha provocado la migración no solo de hombres,  sino ahora de miles de mujeres que dejan sus comunidades en búsqueda de mejores condiciones de vida.
 Ante ello proponemos.
 1.     El cambio hacia una nueva arquitectura financiera donde las decisiones sean tomadas por el 99% de la población y no por el 1% como lo es actualmente.
2.     Políticas de desarrollo desde una perspectiva de género, con rostro humano,  que incluya el respeto a los derechos humanos de los pueblos.  Los gobiernos no pueden seguir tomando las decisiones a espaldas de los pueblos,  tienen que considerar los derechos de las comunidades.
3.     Un proyecto que tenga como eje la justicia social,  basada en los derechos económicos, sociales, ambientales y de equidad de género.   El derecho a la energía,  el agua,  la vivienda,  los servicios públicos y el derecho a la salud, entre otros.  Encaminada fundamentalmente al derecho al buen vivir.
4.     Ante el fortalecimiento de la extrema derecha y el avance contra los derechos de las mujeres como la prohibición al derecho al aborto,  las mujeres necesitamos salir unidas en la defensa de nuestros derechos integrales,  el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo.   Exigimos alto a los feminicidios en México y a nivel mundial y el acceso a la justicia real para las mujeres.
5.     Crear mecanismos para que las mujeres ejerzan su plena ciudadanía,  el derecho a opinar,  al ejercicio real de sus derechos y acceso a la justicia.
6.     Reconocer la plurinacionalidad de nuestros pueblos e impulsar una democracia participativa que permita la construcción de un nuevo modelo económico y social, que surja desde los pueblos y desde los aportes de las mujeres.
7.     Reconocer el aporte del trabajo cotidiano no pagado de las mujeres.  Su aporte a la economía del cuidado en los hogares, el trabajo doméstico y el trabajo comunitario,  que contribuye a la generación de riqueza de los países en la economía global. 
8.     Exigimos  empleos estables y  salarios dignos  para las mujeres,  con acceso a la seguridad social y a los derechos humano-laborales que marca la ley.   Promover una ley laboral con transversalidad de género que elimine los obstáculos para la incorporación  de las mujeres al mundo del trabajo en condiciones de igualdad. Erradicar la eliminación de toda forma de discriminación y  violencia sexual y laboral hacia las mujeres.  Fortalecer la participación equilibrada de las mujeres y los hombres en la esfera de toma de decisiones. Establecer compromisos bilaterales que garanticen a las  mujeres acceder a la capacitación  y a mejores puestos. Promover acciones afirmativas que aseguren la conciliación de las responsabilidades familiares entre mujeres y hombres. Diseñar una política de empleo que contemple a la población de mujeres jóvenes.  Fortalecer el mercado interno y a la pequeña y mediana empresa,  a fin de modificar el modelo laboral que descansa en la informalidad y los micronegocios.
9.     Defender a los sindicatos como arma para las defensas de los derechos humanas y laborales de las y los trabajadores.
10.   Exigimos la promulgación de la Ley General de Victimas y la ley de protección a Defensores de Derechos Humanos.
11.   Rescate de las visiones que respetan a la madre naturaleza,  la vida,  la armonía y la equidad.
12.   Fortalecimiento del sector primario y sus trabajadores con una visión y conservación ecológica.
13.  Promover la economía solidaría que permita a las comunidades indígenas y a las mujeres vender sus productos artesanales, con una mirada de comercio justo,  que garanticen una economía sustentable que sea amigable con el medio ambiente.
 Las mujeres nos comprometemos a exigir que se cumplan nuestras demandas….. desde comunidades,  regiones, países, sindicatos. 

1 comentario:

BlackSmith Techs dijo...

adhiero...tiene que haber un freno a estas iniciativas...sea G20, G8, OMC...

Sex-Shop Rosario